si una espina me hiere

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina,

…pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad


envidiosa en mí clava los dardos de su inquina,


esquívase en silencio mi planta, y se encamina hacia más puro


ambiente de amor y caridad.




¿Rencores? ¡De qué sirven! ¿Qué logran los rencores?


Ni restañan heridas, ni corrigen el mal.


Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores,


y no prodiga savias en pinchos punzadores:


si pasa mi enemigo cerca de mi rosal,




se llevará las rosas de más sutil esencia;


y si notare en ellas algún rojo vivaz,


¡será el de aquella sangre que su malevolencia


de ayer vertió, al herirme con encono y violencia,


y que el rosal devuelve, trocado en flor de paz
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: